Este fin de semana vi dos películas que me dejaron pensando la enormidad que representan los hijos en nuestras vidas y lo poco que nos damos cuenta de eso hasta que algo importante sucede…
La primera, desgarradora. Un papá que, aparentemente, hace todo bien y que de pronto, su precioso niñito con el que tenía una relación cercana, amorosa, abierta, se vuelve un perfecto desconocido completamente enganchado a las metanfetaminas. Es desgarrador ver a este papá -fantásticamente interpretado por el increíble Steve Carell- haciendo todo lo posible por rescatar, salvar, proteger, ¡sacar a su hijo del círculo en el que está! como lo haríamos todos nosotros. No puede entender qué hizo mal y cómo pasó eso pero está seguro de que el puede resolverlo y pues…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s